viernes, 30 de diciembre de 2016

PODEMOS Y LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA

Ahora mismo el mayor problema al que se enfrenta el Estado español es la independencia de Catalunya. Ojalá fueran importantes luchas obreras y la combatividad inundando las calles de todo el Estado, pero no es así por el momento. Por eso apoyar la independencia es agudizar la crisis del régimen, cosa que beneficia al movimiento revolucionario de todo el Estado. Hay que estar muy ciego para no ver que debilitar al Estado español sólo puede adelantar su derrumbe, que no organizaremos una revolución de la noche a la mañana. Pues la miopía política del españolismo rancio de algunos “comunistas” sigue fortaleciendo al Estado opresor, oponiéndose a la independencia de Catalunya como si viviéramos en un Estado socialista que respetara los derechos nacionales, en el que entonces, no tendría sentido la separación. Pero ya no sólo se oponen a la independencia, sino que ni siquiera defienden el referéndum que nos niega el Estado al pueblo catalán. Este referéndum es evidente que no puede ser pactado, como sí lo sería en un Estado socialista. Por lo tanto, no queda otra que saltarse la legalidad y poner las urnas. Eso ya es un acto más revolucionario que lo que han hecho jamás estos “comunistas”, por eso la Audiencia Nazi-onal cita a independentistas y no a ellos.

La represión al independentismo evidencia que el Estado español teme la independencia, no podía ser de otra forma por el motor económico que representa Catalunya y por el orgullo facha que, como le dijo Franco al rey antes de morir: “Lo que más me preocupa es la unidad de España”. La independencia de Catalunya no sólo les supondría un duro golpe económico, también un fuerte revés moral a la apariencia de Estado indestructible que pretenden vender. Un Estado que no rompió con el fascismo no va a ceder por las buenas ningún derecho democrático y duele recordar lo obvio a estas alturas. Lo lógico ante una situación así es llamar a la desobediencia y al enfrentamiento con el Estado enemigo de la democracia. Pero no, desde los “comunistas” españolistas a Podemos, se deslegitima la desobediencia. El apego a la legalidad fascista que tiene la izquierda domesticada vuelve a sostener al régimen en un momento histórico. Lo que está haciendo Podemos en Catalunya para evitar el desafío a la legalidad, es para encerrarlos por colaborar con el fascismo. Mienten descaradamente e insultan a la inteligencia cuando aseguran estar por el derecho a decidir. Si sólo lo quieren de forma pactada y esto es imposible con este Estado, entonces no lo defienden. Con sus planteamientos, los negros seguirían bebiendo en fuentes diferentes a los blancos en Estados Unidos, porque jamás se habrían saltado la legalidad. No querer la independencia es legítimo, aunque no nos beneficie. Lo que no es legítimo es evitar que se declare si la mayoría la queremos o decir que no se puede hacer el referéndum si el Estado lo impide. Eso, lo disfracen como lo disfracen, es no respetar el derecho a la autodeterminación que tanto defendemos los comunistas.


Una vez más, como cuando acabó con los escraches y otras luchas en las calles, Podemos demuestra que sirve para fortalecer al régimen. Para algo les han dado tanta cancha en numerosos medios, para que entre otras cosas, intenten evitar a toda costa el grave problema que le ocasionaría al Estado una declaración de independencia. Son el enemigo disfrazado, por eso son más dañinos que el PP que niega el derecho a la autodeterminación sin decorarlo. Estos miserables pretenden que no nos saltemos la legalidad y encima lo hacen en nombre del cambio. Por eso es un error la tibieza de la mayoría de independentistas ante quienes más daño están haciendo alejando de la independencia a quienes dudan. Hay que denunciarlos como lo que son: un sostén del régimen ante la crisis cada vez más profunda que tiene. Quienes agudizan esta crisis pueden ser aliados en momentos determinados, pero quienes se oponen a agudizarla sólo lo fortalecen y no merecen más que el absoluto desprecio si lo hacen de forma consciente como las Colau de turno, los Rabell o los Coscubiela, que viniendo de CCOO y UGT estos dos últimos, tienen mucha experiencia fortaleciendo al régimen.

Es intolerable que digan que un referéndum ganado con el 51% no sería un resultado suficiente. Resulta que la mayoría independentista debe plegarse a la minoría y no a la inversa, es increíble la cara que tienen y cómo se llenan la boca de democracia sin respetar la voluntad del pueblo catalán, cosa que los convierte en enemigos del pueblo. Ya viene siendo hora de que algunos lo tengan claro, otra cosa es que haya que convencer a sus votantes, pero sus líderes ya han demostrado que están con el régimen y no con la mayoría del pueblo catalán.


miércoles, 21 de diciembre de 2016

ALGO SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Hay muchas personas equivocadas que creen que si uno no habla de lucha armada, tiene libertad de expresión. En todo caso, ¿por qué no deberíamos tenerla si hablamos de lucha armada? ¿Acaso los capitalistas renuncian a la vía armada para imponer injusticias? ¿Acaso no asesinan a diario de múltiples formas, a cada cual más violenta? ¿Acaso ellos no defienden por radios, periódicos y televisiones el uso de la fuerza para reprimirnos? Es peligroso legitimar su discurso de que no debemos hablar de violencia revolucionaria, porque es negarse a uno mismo el derecho a defenderse. Pero como decía, no sólo impiden que hablemos de devolver sus golpes, tampoco tenemos libertad de expresión para explicar lo que sucede, para narrar hechos objetivos sobradamente probados. Es importante remarcar eso para que no se vean espejismos de libertad realmente inexistentes.

No somos pocos los que hemos sido condenados a prisión o que aún tenemos causas pendientes en la Audiencia Nazi-onal por las que nos piden largas condenas, por decir que hay presos políticos en este Estado, por denunciar las torturas y asesinatos de los cuerpos represivos o por señalar el saqueo y la mafia de la monarquía impuesta. Nada de esto habla de pegar tiros, sin embargo son delitos graves, como si no hubiera quedado probado que la policía ha asesinado o cuando hasta desde la UE, que no es ningún ejemplo de garantías democráticas, han llamado la atención al Estado español por las numerosas torturas. En este Estado, y hay que decirlo claro, es delito contar la verdad. Literalmente, a los hechos me remito.

Hay quienes creen que mi primera condena a 2 años de prisión en la AN, fue sobre todo por apoyar la lucha armada revolucionaria en mis letras. Pero no, en el juicio quedó demostrado que la canción que más les había jodido fue la de “Libertad camarada Arenas”, en la que exigía la libertad del Secretario General del PCE (r) que jamás ha practicado la lucha armada aunque evidentemente, como comunista consecuente, se haya negado siempre a condenar que los oprimidos se defiendan con esta. Esta canción les molestaba tanto porque quieren ocultar la cadena perpetua encubierta que sufre Manuel Pérez Martínez y las lamentables condiciones en las que lo tienen, queriéndolo exterminar negándole la asistencia médica en numerosas ocasiones (aún espera una urgente operación que necesita para no quedarse ciego de un ojo). Pero sobre todo, tienen miedo a que se conozca al PCE (r) porque implica organización y saben que sólo con organización revolucionaria puede ser derrotado su régimen criminal.

Como decía Juan Manuel Olarieta en una charla: “La represión no viene por la lucha armada, la lucha armada es una respuesta a la represión”. Señalar lo contrario no sólo es una falsedad, sino que lava la cara a esos fascistas que no nos dejan libertad ni para denunciar torturas o para indignarnos ante la fortuna de la familia real y demás parásitos a costa de negar derechos básicos a millones de personas. Además ahora no hay ninguna organización armada activa en el Estado y nunca habían condenado tanto por delitos de opinión. ¿Cuántas veces más han de demostrar a porrazos y balazos de goma que no hay libertad ni para manifestarse de forma pacífica donde queramos? ¿Cuántas detenciones por opinar hacen falta para que se asuma que no vivimos en un Estado ni mínimamente democrático? ¿Acaso los 16 inmigrantes que fueron asesinados por la Guardia Civil mientras nadaban hacia la costa española practicaban la lucha armada? Evidentemente no y para colmo, me piden más años de prisión por denunciar esos crímenes impunes.

Para entender el presente y conquistar el futuro, hay que conocer el pasado. No podemos cansarnos de recordar que si estamos así es porque no hubo ruptura alguna con el fascismo y que seguiremos sin libertades mientras tengamos este Estado. Vayamos a la raíz del problema y no creamos que partidos como Podemos, que ni siquiera pretenden acabar con la fascista Audiencia Nacional o que silencian y apoyan su represión, van a librarnos de esta. Aún hay demasiados sectores que sobrevaloran las libertades en este Estado y que nos vienen con la monserga de que sólo hablando de lucha armada irán a por nosotros. Tenemos incontables ejemplos para tumbar esa falacia tan propia de la izquierda domesticada que quiere justificar su vergonzoso discurso apegado a la legalidad. Y puestos a condenar una lucha armada, que condenen la violencia de quienes vienen armados a detenernos hasta por opinar.




domingo, 27 de noviembre de 2016

EL PROCESO INDEPENDENTISTA EN CATALUNYA

Cuando el presidente Puigdemont dijo que en Septiembre del 2017 habrá referéndum “sí o sí”, su credibilidad dejaba demasiado que desear. Primero porque seguía hablando de referéndum pactado el Estado, cosa imposible y ellos lo saben, basta tener unas nociones básicas sobre el Estado español o escuchar las declaraciones de sus representantes. Entonces cuando hablan de un posible “referéndum pactado con diálogo” están tomando el pelo. Segundo porque Junts pel sí ha incumplido su programa electoral en el que prometían una declaración de independencia si había mayoría parlamentaria y han alargado más los plazos, ganando tiempo para seguir mareando la perdiz. Tercero porque viendo su proceder, dudo que se arriesguen el pellejo organizando un referéndum vinculante (valga la redundancia) en el que de ganar el sí a la independencia, deberían declararla. Tal vez el referéndum se organice, pero sin declaración de independencia sería otro 9N.

Con una mayoría parlamentaria independentista hay legitimidad de sobras para declarar la independencia, por eso el referéndum no es necesario y encima es un serio riesgo si sale mal y se pierde. El ridículo sería tan grande que en los despachos del CNI y de la Moncloa estarían hasta desayunando cava catalán. Por eso no es comprensible el papel de la CUP tragando con el referéndum de Septiembre (al principio la ANC lo planteaba para Primavera) sin recordar que ya hay legitimidad para declarar la independencia, otra cosa es que no se atrevan. Cuando muchos votamos a la CUP lo hicimos para que acelerara las cosas, para que fuera presión y denuncia ante la burguesía “independentista” vacilante. No para que hiciera seguidismo ante la estafa de Junts pel sí con los plazos de la hoja de ruta. Cómo no recordar ante estos despropósitos las declaraciones de un destacado miembro de la CUP que aseguraba que “el proceso es el mayor fraude de la política catalana”.

¿Cómo puede ser que Santiago Espot, militante independentista de la burguesía catalana (Catalunya Acció), hable más claro que la inmensa mayoría de la CUP que se pretende revolucionaria? Escucho y leo entrevistas o artículos de Santiago y menciona cosas básicas para conquistar la independencia como el control de las fronteras, el enfrentamiento con el Estado español, avisar al pueblo de que serán necesarios más que paseos festivos como el de la Diada, etc. Además, dice lo que calla la CUP: que ya hay legitimidad para declarar la independencia. Marx explicaba que cuando la burguesía es revolucionaria hay que reconocérselo y aunque sólo sea en la cuestión independentista, Santiago lo es. Los comunistas chinos se unieron a la burguesía china nacionalista frente al invasor japonés, por ejemplo. Tenemos el ejemplo más cercano de alguna burguesía progresista que apoyó el Frente Popular que conquistó la Amnistía total e importantes derechos y libertades para la clase obrera. No me cabe duda que si toda la burguesía “independentista” fuera como Santiago Espot, la declaración de independencia ya se habría hecho y se le habría montado un problema muy gordo al Estado español. En ese sentido, cuando la CUP habla de desobediencia lo hace en términos demasiado abstractos sin concretar y sin preparar al pueblo para la que se puede venir encima en caso de declarar la independencia, que tal como están las cosas, dudo que se llegue a ese ansiado momento.

Como dice Santiago: están tratando a los votantes independentistas como si fueran niños vendiéndoles caminos fáciles mientras incumplen promesas. Hacer creer al pueblo que la independencia será una suma de paseos lúdico-festivos, es tomar el pelo y así debe denunciarse. Siguen haciendo el ridículo cuando hablan de diálogo con un Estado que sólo ofrece represión y que si ha perseguido el 9N, es evidente que no tolerará un referéndum más serio, la duda ofende. Pues a estas alturas siguen con el cuento del diálogo y del referéndum pactado, normal que pese a la manipulación cada vez más independentistas estén hartos de esos políticos cobardes. Ojalá inhabiliten a Forcadell y se aceleren las cosas, viéndose obligados a desobedecer un paso más, porque esto es insoportable. Pero el Estado español, pese a la bestia que es, está siendo inteligente cuando mide con suma cautela los pasos represivos. Sabe que de momento no ha sido necesaria la suspensión de la autonomía o la inhabilitación de la presidenta del Parlament porque lo están atrasando todo y no caminan firmes. De haber habido una declaración de independencia, otro gallo cantaría.

Olvidan que las masas aprenden por experiencia y que si quedan como farsantes sin acabar declarando la independencia, incluso aquellos que creen o creían que bastaba con salir el 11 S de paseo, los van a señalar como traidores. Cosa que la CUP debería estar haciendo ya en mayor medida. Está bien desobedecer negándose a descolgar una estelada, pero declarar la independencia es una desobediencia mucho más seria sobre la que apenas se habla. Los meses vuelan y no queda tanto para Septiembre, eso en caso de que no vuelvan a aplazar el referéndum innecesario o ni se haga, veremos si al menos se vuelcan de verdad para ganarlo. Por razones obvias a más de un político “independentista” le interesa perderlo para no verse en la obligación de declarar la independencia y entonces sí, enfrentarse al Estado español sin caer en el maldito “processisme”.




miércoles, 21 de septiembre de 2016

LOS FANTASMAS NO DAN MIEDO

Cada vez está más de moda repetir la falacia autocomplaciente de que “el miedo está cambiando de bando” o vender la moto sin ruedas de decir “no tengo miedo” porque queda muy guay. Ni el miedo está cambiando de bando, pues los capitalistas se acuestan tranquilos sin temer por sus lujos a corto plazo, ni sobran militantes que venzan al miedo. Para colmo, muchos de los que se masturban creyendo que el miedo está cambiando de bando, votan a Podemos. ¿Es que acaso Podemos va a expropiar a la burguesía como para que esta tenga verdadero terror? Esté quien esté en el gobierno bajo este Estado, van a seguir explotando con total tranquilidad y si pierden un poco no será precisamente por lo que impulsa Podemos, sino por las luchas obreras que les arranquen mejoras o que les apliquen algún castigo.

También quienes suelen repetir que no tienen miedo, suelen ser los que no se juegan nada. Qué fácil es decir que no tienen miedo cuando saben que la policía no va a registrarles el piso o sin riesgo alguno de salir de casa y ser detenidos. Qué fácil es militando en organizaciones totalmente insertadas en la legalidad y cuyo mensaje no supone peligro alguno para el Estado, así cualquiera se acuesta tranquilo. Qué fácil es cuando saben que no pisarán la cárcel por luchar. Resulta que hasta las mejores guerrilleras han tenido miedo, como lo tienen los animales más fieros, pero ellos no lo tienen. Que nos iluminen a quienes no somos fantasmas ni locos y sí tenemos miedo a la cárcel o a cosas peores, pero lo vencemos con la conciencia. Quienes más repiten esa milonga, suelen ser los más cobardes y quienes  menos suelen dar a la causa revolucionaria y quienes más dan, suelen ser los que menos se las dan de “no tengo miedo”, precisamente porque se han jugado y juegan la vida.


Pues para haber tantos que repiten a todas horas que no tienen miedo, están las calles muy apagadas y los opresores muy impunes. Pero sí, igual es que soy un izquierdista dogmático y tengo miedo por hacer mucho más que votar a Podemos. ¡Que los “sin miedo” en vez de apoyar a quienes sí han dado miedo a los capitalistas como los presos revolucionarios, sigan librándonos del miedo con memes, ocurrencias guays, votos y manis dirigidas por la policía! 


martes, 30 de agosto de 2016

Ante mi declaración el Jueves 1 en la Audiencia Nazi-onal

El Jueves 1 de Septiembre declaro en la Audiencia Nacional, ese tribunal fascista herencia del Tribunal del Orden Público franquista, que se cambió el nombre pero que sigue cumpliendo la misma función: reprimir a los revolucionarios. Se me ha citado por unos comentarios en twitter denunciando los negocios criminales de la monarquía/Estado español con Arabia Saudí (quienes ayudan tanto al yihadismo), por denunciar asesinatos y torturas a manos de la policía y por decir que exterminaron en prisión a la presa política del PCE (r) Isabel Aparicio por desatención médica, negándose a cumplir sus propias leyes sin liberarla pese a estar gravemente enferma, teniéndola en pésimas condiciones. 
Es decir, se me quiere condenar a prisión por contar la realidad, por relatar cosas que, independientemente de las ideas que uno tenga, han sucedido. Hay vídeos y fotos que prueban asesinatos y torturas policiales y hasta la prensa burguesa se ha hecho eco de la venta de armas del Estado español a Arabia Saudí o incluso de las juergas que el Borbón ha tenido con sus jeques.

Pero sucede que precisamente no quieren que se conozca la realidad y si la cuenta un comunista, no sólo jode más, sino que les supone más peligro. Ellos mismos lo reconocen cuando dicen que mis mensajes son dañinos (para sus intereses) porque llegan a muchas personas, eso es lo que temen, que el mensaje revolucionario se expanda y no quede sólo en un reducido círculo. Para variar, la prensa vuelve a repetir mentiras como que apoyo a Al Qaeda o cogen frases de canciones por las que ya fui condenado y las añaden a los twits como si también entraran en la nueva causa. También mienten descaradamente cuando dicen que Isabel Aparicio era presa de los GRAPO, todo para no mencionar al PCE (r). Jamás he ocultado mi simpatía por esta guerrilla y me he solidarizado con sus presas y presos, pero Isabel estaba cumpliendo condena por militancia en el partido comunista.

Según cuentan algunos medios, fiscalía pide mi ingreso inmediato en prisión. Sea o no inmediato, es evidente que con esta nueva causa quieren asegurarse que pase una temporada entre rejas. He demostrado y seguiré demostrando que no cedo a sus chantajes, pero quieren que esta represión sirva para que otros se lo piensen dos veces antes de ser solidarios con los presos políticos, denunciar torturas y asesinatos a manos de los cuerpos represivos o denunciar a la monarquía mafiosa. Es un régimen decadente que sólo se sostiene por el terror de la represión y por la manipulación constante.

Ya declaré ante los Mossos d’Esquadra cuando fui detenido en mi ciudad por otra causa y por esta. Declararé lo mismo en la Audiencia Nazi-onal: que lo que he dicho está de sobras probado. Aunque en este Estado contar la verdad es delito y los jueces no atienden a argumentos, cumplen su función represiva y punto. De nada sirve que ya haya declarado ante los Mossos, me hacen desplazarme a Madrid para decir lo mismo frente al juez, aunque es evidente que no me abonarán los billetes del viaje. Algunos no explotamos ni saqueamos dinero público y no estamos para estos gastos.


Allá ellos si quieren apagar un fuego echando más leña, yo lo pasaré mal si me encierran en prisión, pero el mensaje revolucionario que tanto quieren silenciar, llegará a más personas. No me arrepiento de nada de lo dicho y seguiré pensando lo mismo dentro o fuera. La conciencia vence al miedo y ni sus centros de exterminio llamados cárceles me dan más miedo que la sumisión o la complicidad del silencio ante su barbarie. Su tribunal fascista no puede controlar nuestra memoria, nuestro odio a las injusticias, nuestro amor a las oprimidas y nuestras ansias de libertad. 


miércoles, 10 de agosto de 2016

Ni derrotismo ni triunfalismo: ni la Revolución es imposible ni queda cerca.

Tanto el derrotismo como el triunfalismo son errores que frenan el avance del movimiento revolucionario. El primero se encarga de contagiarlo el sistema y el segundo parte del subjetivismo de quienes confunden los deseos con la realidad. Ambos se parecen en que muchos se aferran a estos como excusa para no actuar, ya que el derrotismo no cree en el cambio y el triunfalismo no cree que haya que hacer esfuerzos para conquistarlo. El triunfalismo suele llevar al derrotismo, porque al no conquistarse el cambio a corto plazo como se esperaba, se cae en la desgana. Casi todos hemos caído en estas desviaciones, sobre todo al empezar, pero si no se corrigen acaban llevando a la inacción que retrasa la Revolución.

Desde pequeños nos “educan” para que interioricemos que las cosas son así porque tienen que serlo y que no pueden ser cambiadas. Como si fuera inevitable que unos pocos acumulen millones en el banco y tantos no tengan ni un plato de comida asegurado. Lo lógico sería que nos educaran para conquistar un mundo justo y por lo tanto poner fin a estas desigualdades abismales, pero la educación la controla la burguesía y es muy cruel, pero no suicida, pues para terminar con estas desigualdades hay que acabar con su poder.  Al ser manipulados de esta forma, se acaba creyendo que el cambio es imposible. Si uno cree que el cambio es imposible no va a luchar por cambiar las cosas, pues sería perder el tiempo. Sin embargo basta echar un ojo a la historia para ver cuántas cosas han cambiado en un solo siglo, no tiene sentido ver la realidad como una foto fija que no puede ser transformada. Por eso la burguesía no nos enseña el materialismo dialéctico del que parte el marxismo y nos vende que su poder será eterno, que no hay alternativa posible y que esto funciona así porque sí y punto.

Tras tantos años de manipulación machacando constantemente nuestras mentes, han logrado que hasta muchos que ponen en duda su sistema genocida basado en la tiranía del capital, no crean que sea posible ponerle fin. Claro que también es porque dentro de esa educación, se incluye una poderosa campaña anticomunista que oculta que ya se ha conquistado en la historia un sistema que asegura una vida digna a toda la clase trabajadora: el Socialismo. Por eso son tan comunes expresiones como “el ser humano es malo por naturaleza”, “la humanidad es una causa perdida” o “el mundo se va a la mierda y no podemos hacer nada”. Si hubieran pensado así quienes hace no tantos siglos eran quemados por asegurar que la Tierra no era plana, seguiríamos en esas. Si hubieran pensado así quienes lucharon a sangre y fuego por una jornada laboral de 8 horas, ningún trabajador hubiera mejorado sus condiciones. Hoy, gracias al derrotismo imperante por la influencia de la ideología burguesa, lo raro es trabajar “sólo” 8 horas y qué decir de la miseria que se cobra por esas jornadas. Por eso cada vez nos quitan más sin resistencia, porque ha calado lo de “esto es una mierda pero es lo que hay”. No es casualidad que justo antes del día del trabajador, dieran por la televisión pública un documental más manipulado que la versión oficial del 11 S, sobre la supuesta derrota del PCE (r) y de los GRAPO. Precisamente porque quieren transmitir que quienes han intentado cambiar esto están derrotados y que no queda otra que caer en el derrotismo y aceptar esta dictadura cada día más enemiga de los intereses de la inmensa mayoría.

No hace falta irse muy lejos en la historia para ver cómo implicándose, sí se conquistan derechos y pequeñas victorias. De haber caído en el derrotismo, hoy aún más miles de familias estarían desahuciadas, por ejemplo. El derrotismo cae en el cortoplacismo: como las grandes victorias no son cosa de dos días y poco esfuerzo, sino que requieren constancia y sacrificio, no merece la pena pelear por algo tan lejano. Olvidando o queriendo olvidar que precisamente es el pasotismo lo que lo aleja aún más. Es fácil caer en el derrotismo si sólo intentamos ver la lejana meta y no nos centramos en los pequeños pasos que nos acercan a esta. Si quien va a escalar el Everest quiere ver cercana la cima en los primeros pasos y se desmoraliza ante todos los que quedan, lo lleva crudo. Quienes hemos superado ese derrotismo, hemos de contagiar la fuerza y la fe (que no es ciega como la de la religión) a quienes se dejan arrastrar por este haciéndole sin querer un gran favor a los opresores.
Además, el derrotismo aún es más absurdo en estos tiempos en los que su sistema está en crisis y millones de personas están empezando a tomar una mínima conciencia. Ello debe motivarnos para acelerar esa toma de conciencia, pero como decía Olarieta: siempre están los que se excusan en los que no hacen para justificar su inacción.

El triunfalismo también suele llevar a la inacción dando por hecho que bastarán las condiciones objetivas para que la Revolución entre por la ventana y el capitalismo sea enterrado. Por esa regla de tres en los países más jodidos estarían haciendo revoluciones y sin embargo en muchos de ellos no hay ni la más mínima resistencia. Como el derrotismo, es una posición cómoda que huye del esfuerzo y compromiso que implica la militancia revolucionaria. Es fácil caer en el subjetivismo cuando uno sólo se mueve entre quienes piensan igual, pero basta acudir a los frentes de masas o romper con el sectarismo para darse cuenta de que el nivel de conciencia de las masas no está al borde de la Revolución. Pero eso no puede llevarnos tampoco al derrotismo, sino todo lo contrario: debe ser motivación para hacer muchas más cosas que eleven su nivel de conciencia.


Ni la Revolución es imposible como repite la propaganda burguesa para que no luchemos, ni tampoco puede organizarse rápido y con poco esfuerzo. Ni derrotismo ni triunfalismo, trabajo revolucionario y más trabajo constante, hoy que cada vez más personas simpatizan con la causa pero muy pocas militamos. Si tenemos conciencia sabemos que hemos de actuar, no nos excusemos en el resto para quedarnos de brazos cruzados. Está en nuestras manos adelantar la urgente Revolución, millones de vidas dependen de ello.



lunes, 4 de julio de 2016

ALGUNA REFLEXIÓN TRAS LAS ELECCIONES



Una vez más y pese al constante bombardeo del régimen a todas horas, suplicándonos que votáramos, la verdadera ganadora ha sido la abstención. 10 millones de personas no han acudido a la “fiesta de la democracia”, porque por más que se esfuercen los tertulianos manipuladores, por más que derrochen millones en propaganda electoral y surjan “nuevos” partidos: el Estado tiene una crisis de legitimidad cada vez mayor, aunque haya sido reforzado por los farsantes podemitas que a estas alturas vienen a intentar convencernos de que vivimos en democracia. En un análisis simplón, los fanáticos del voto, repiten que la abstención implica pasotismo, cuando a la vista está que cada vez hay más abstención activa implicada en luchas. Lo que implica pasotismo en todo caso, es dejar nuestras vidas a políticos títeres de banqueros y demás ricos, que amparados por votos, presumen de tener legitimidad y apoyo. Tampoco dicen los que creen que el cambio llegará votando, que gran parte de esos diez millones no votan porque aunque luego no luchen por derrotismo o miedo, al menos saben que dentro del Congreso no se cuece solución alguna y que gobierne quien gobierne, seguirán jodidos. No son pocas las que están hartas de todos los partidos del sistema y muchas de estas, vieron al principio una esperanza en Podemos que se ha ido desvaneciendo a medida que demostraba de qué casta están hechos.

A Podemos le han pasado factura sus “ayuntamientos del cambio” que han acabado siendo ayuntamientos del timo: criminalizando huelguistas, denunciando titiriteros, con cientos de desahucios aún habiendo prometido ponerles fin, maltratando y encerrando manteros, etc. Por eso allí donde han tocado ayuntamiento han perdido tantos votos, de haber sido ejemplares es evidente que hubieran ganado más. También haber recortado aún más su programa socialdemócrata, que ya es decir, o hacerle la pelota al P$OE hasta el ridículo. Muchos que habían sido seducidos por ese discurso contra el PP$OE, han acabado viendo decepcionados cómo pasaban de gritar “P$OE y PP, la misma mierda es” a llamarlos progreso y cambio con el charlatán de Iglesias dejando como un buen presidente al criminal de Zapatero. Entonces han vuelto a la abstención de la que venían y encima algunos podemitas se sorprenden, los llaman idiotas o justifican su bajada de votos porque “mucha gente se había ido de vacaciones”. También han perdido algunos votos de votantes de IU que por orgullo, más que por principios porque no dejan de ser otros socialdemócratas, se han negado a dar alas a quienes como Iglesias los han ninguneado más de una vez. Pero esos votos perdidos no suponen ni un cuarto del más de un millón que les ha dado la espalda. La pata izquierda del régimen poco a poco se va quedado sin barniz y salta a la vista lo oxidada que está.

Pero no nos dejemos llevar por triunfalismos: Podemos aún tiene bastante recorrido y siguen con 5 millones de votos con posibilidad de ser aumentados en futuras elecciones. Es la nueva religión y como se basa en la fe ciega, millones de personas justifican todo lo que hagan, por eso no será cosa de dos años su derrumbe total y menos con un movimiento revolucionario tan débil. Es un paso importante que tantas personas ya se den cuenta de que no son más que oportunistas queriendo ocupar el espacio del P$OE, pero aún tienen mucho apoyo y darlos por desenmascarados antes de tiempo les haría un gran favor. Además cuentan con millonarias subvenciones del Estado y los platós de TV para seguir vendiendo humo, por eso sería interesante que tocaran gobierno cuanto antes para que al menos otro millón de personas, vean que no son solución alguna. Esa etapa es necesaria porque las masas aprenden por experiencia, por eso por más que demos incontables argumentos, muchos se resisten a dejar de creer, tan necesitados de ilusión (ciega) en los tiempos que corren.

Respecto a la subida del PP, no creo que merezca mucho análisis, ya sabemos lo que hacen la ignorancia y el miedo. Sobre todo ignorancia, porque si realmente supieran qué es Podemos, no podrían tener miedo alguno, pues tienen de comunistas lo que Rajoy de buen orador. Y si realmente supieran qué defendemos los comunistas, más de un obrero votante del PP, se lo pensaba dos veces. El PP tiene una base fiel de votantes que aunque mañana pillaran a Soraya Saez de Santamaría moviendo kilos de cocaína mientras se caga en la virgen o a Mariano con un prostituto, los votarían igual.  El P$OE sigue bajando pero aún una parte de la clase trabajadora les da confianza, otro motivo para no infravalorar el apoyo al régimen aunque cada vez tenga menos, no fuera que sobrevaloremos el nivel de conciencia de las masas. De Ciudadanos, qué decir…creían que se comerían el mundo y teniendo al PP, para qué la copia. El voto “útil” que ha mendigado el PP para frenar a Podemos, ha restado apoyos a un C’s que es menos preocupante que Podemos en cuanto a los “nuevos” partidos, porque mucho votante de Podemos sí ha abandonado o restado importancia a la lucha en las calles sin radicalizarla más, sin embargo los votantes de C’s no vienen precisamente de movimientos sociales. Como tampoco los del PP, por eso ahora mismo quien más frena el avance de la combatividad, es Podemos. No es que pintemos la situación previa a la aparición de Podemos como una etapa cercana a la Revolución como nos acusan algunos manipuladores, pero es más que palpable que hay menos protesta en las calles, que han canalizado mucha rabia y que mientras uno crea que el cambio puede llegar votando, no se jugará nada en las calles para acercarlo. Si una gran parte de esos cinco millones de votantes que tienen supieran que el verdadero cambio se conquistará en las calles, cuánto avanzaríamos…Pero sus lidercillos y varios militantes apoltronados, impiden que así sea y por eso es tan importante denunciarlos.

Por eso tendremos que seguir trabajando por el boicot activo para aislar cada vez más a esos oportunistas y por consiguiente, al régimen. Cada día, por su traición a lo que decían defender que tampoco era mucho, pierden más apoyos. De nosotros dependerá que los desencantados se impliquen en la lucha y no se queden en el sofá sangrando derrotismo. Pero para eso hay que estar allí y no limitarse únicamente a la crítica desde internet. Si lo han tenido tan fácil para engañar a tanta gente, ha sido porque a parte de tener los platós a su disposición y un discurso atractivo pero mentiroso, no han encontrado una oposición revolucionaria fuerte en las calles. Desde luego eso ha sido posible por el pasotismo de muchos “revolucionarios” de teclado y porque ya se encargó el Estado de asesinar y encarcelar a revolucionarias para que fuera más difícil la influencia entre la clase obrera. Más allá de análisis sobre las elecciones, la conclusión debe ser que quienes vemos que Podemos no es salida alguna, nos involucremos en las luchas para que esos farsantes cada vez tengan menos influencia y puedan vender motos sin ruedas a menos gente, así como la agitación y la propaganda que los desenmascare. Sólo haciéndoles perder mucha más influencia y dando ejemplo revolucionario, podremos llenar las calles de la combatividad organizada necesaria para conquistar lo que no se puede conquistar votando.



martes, 21 de junio de 2016

COMUNICADO ANTE MI ÚLTIMA DETENCIÓN

Hoy por la mañana he sido detenido cuando salía de casa. Los Mossos no han querido concretarme el motivo y he pasado casi seis horas en el calabozo hasta que han intentando tomarme declaración. Me han dicho que había sido detenido por un delito de “lesiones y coacción”. Como me he negado a declarar, no han querido darme más información. Ha sido la abogada quien me ha explicado que era por la denuncia de los “periodistas” de TV3, que pusieron hace aproximadamente dos semanas, acusándonos de agresiones a varios que estábamos ocupando el despacho del rector de la Universidad exigiendo el fin de la presencia policial en la Universidad y de la represión contra estudiantes y solidarios.

Lo cierto es que entraron los “periodistas” empujando con agresividad para grabarnos y ante su acoso, se les pidió por las buenas que pararan. Como siguieron, se respondió con cuatro leves empujones y lanzando un poco de agua a las cámaras. No dicen nada de sus métodos ni de la tarjeta de cámara que un “periodista” robó como queda probado en un vídeo subido a youtube. Una vez más, la policía me hace el culpable de absolutamente todo lo sucedido. No sorprende cuando hace poco me multaron con 500 euros acusado de organizar una manifestación anarquista a la que acudí como solidario por los detenidos de la operación Pandora. Para los Mossos todo es posible: comunistas que organizan y ¡dirigen! manifestaciones en las que se corean consignas anarquistas, dando órdenes a los anarquistas siendo acatadas por estos. Vamos, el colmo de los montajes absurdos. No sorprende siendo detenido de madrugada junto a otro compañero, acusados de pintadas ya hechas sin encontrar spray alguno, todo para montar el circo ante los medios y colgarse la medalla de que he sido detenido haciendo pintadas contra el alcalde.

Una vez más, queda evidenciado que los Mossos d’Esquadra me tienen en el punto de mira por ser un militante activo en los movimientos sociales que no cede ante la represión. Tras negarme a declarar por estas supuestas “lesiones y coacciones”, ha venido algo aún peor. Me han dicho que por orden de la Audiencia Nazi-onal, tenían que tomarme declaración por otra imputación. La fascista AN me ha abierto otra causa por comentarios contra la monarquía y por denunciar torturas y asesinatos a manos de la policía. Otra cosa que no sorprende en un Estado criminal en el que decir la verdad es delito. Hasta la abogada de oficio, nada sospechosa de ser Marxista-Leninista, alucinaba, porque como he dicho en la declaración: lo que he dicho sobre la monarquía y sobre la policía, queda de sobras probado hasta ante las cámaras. El ridículo llega al extremo de que se me acusa de frases como: “La monarquía mafiosa tiene negocios sucios con Arabia Saudí y les venden armas”o “el rey se va de putas con nuestros impuestos”. También se me imputa por llamar asesinos y torturadores a la policía cuando asesinaron a los 16 inmigrantes en el estrecho. Esta vez no aparece lo de la banda armada por ningún lado, se me acusa exclusivamente de frases que “atacan a las fuerzas de seguridad del Estado y a la monarquía”. A ver si voy a tener yo la culpa de que la policía asesine y de que el Estado español sea uno de los Estados con más denuncias por torturas.

También aludían a la gran cantidad de seguidores que tengo en twitter, como si eso aumentara la gravedad del “delito” y mi “peligrosidad”. En este Estado no detienen y castigan a los torturadores, nos detienen a quienes denunciamos su impunidad. Que los Borbones son unos mafiosos criminales, lo han dicho hasta medios burgueses, pero ya se sabe que si lo dice un comunista jode más. La Policía Nacional y los Mossos, me han metido esta otra causa el mismo día que me detenían por otra, así se ahorraban otra detención y sólo filtraban una a la prensa, evitando doble escándalo. Han sido hábiles, pero son muy ilusos si creen que esto me va a hacer quedar en el sofá mientras siguen sin tocar a los Pujol, a los Millet, a policías que quitan ojos o asesinan, a explotadores que pagan una miseria por jornadas eternas, a la monarquía impuesta por Franco, etc. Una vez más ha sido un revolucionario quien se ha visto tirado en un calabozo, no quienes arruinan la vida a millones de personas. Todo ello con el cobarde silencio de la izquierda domesticada, que demuestra de qué lado está en situaciones así.

Muchas gracias a todas y todos quienes habéis denunciado esta injusticia llevando la solidaridad a los hechos. No podrán pararnos, la represión sólo nos da más ganas de luchar por un mundo en el que los detenidos sea escoria como los banqueros y no quienes luchamos por una vida digna para toda la clase trabajadora. Con este 2 en 1 que hoy me han aplicado, me han dejado claro que no cesarán en su empeño de encerrarme en prisión, como si eso fuera a silenciarme o quitarme las ganas de luchar. Esa, sin duda, es una batalla perdida para ellos.





viernes, 10 de junio de 2016

¿QUÉ TEMEN DE PODEMOS?

Muchos seguidores de Podemos, con un análisis ingenuo y simplista, creen que porque sean atacados por la caverna mediática, son temidos por esta y sus satélites. Nada más lejos de la realidad, también era atacado Carrillo y les ayudó a denunciar a comunistas, a imponer la farsa de la transición, a defender la Constitución, la monarquía, el fin de la lucha de clases, etc. También Zapatero era acusado de proetarra por la caverna mientras sus jueces eran cómplices de torturas, se ilegalizaban organizaciones antifascistas con el “todo es ETA” y eran detenidos decenas de militantes de la organización armada vasca.

Que Podemos no sea todo lo que quisiera la derecha, no implica que supongan un peligro para sus privilegios, de lo contrario no pedirían que no se les votara, directamente lo ilegalizarían. Los fascistas dejaron muy claro en el 39 que si se tocan sus privilegios saqueados a la clase trabajadora, responden con las armas y los asesinatos que sean necesarios. Ellos no se andan con chiquitas, por eso vencieron y vencen. Es otra cosa de Podemos la que les preocupa seriamente:

Podemos surge para canalizar la rabia y la frustración de millones de personas que empezaban a ver que aquí no hay democracia, con sectores más radicalizados dentro de estas que no veían con malos ojos la lucha contundente en las calles y que incluso algunas la practicaban.  Recogen esa rabia y la duermen en las urnas. Eso, por razones obvias, al Estado le interesaba y por eso les dieron cancha. Los medios de manipulación les dieron bombo a todas horas y Podemos subió como la espuma. El régimen creía que Podemos se quedaría en una fuerza residual como IU, con a lo sumo, el doble de votos. Eso, pensaban, les serviría para canalizar la rabia de alrededor de 2 millones de personas teniéndolas controladitas bastantes años con la esperanza de un día tocar gobierno.

Pero no, se les fue de las manos y Podemos llegó a los 5 millones de votos con la posibilidad de tocar gobierno con los GALosos del P$OE. ¿Eso significa que tengan miedo a lo que puedan hacer cuando lleguen al gobierno? Ni mucho menos, saben y así lo ha dicho el portavoz de los explotadores, el presidente de la patronal Juan Rosell, que Podemos no puede impedir sus planes y tampoco tienen intención de poner fin a la explotación. Tanto es así que quitaron de su programa para las europeas la propuesta de acabar con las ETT’s, el colmo de la sobreexplotación.  Syriza es una prueba más de cómo Podemos se va a plegar a lo que la UE imponga, ni siquiera plantean la salida de esta. Por lo tanto, no suponen riesgo alguno para los privilegios de tantos explotadores manchados de sangre. Entonces, ¿qué temen?


Temen a lo que venga después de que Podemos toque gobierno y quede evidenciado que por esa vía no hay salida alguna para la mayoría. Porque más pronto que tarde, las masas saldrán a buscarlo a las calles y lo que pueda surgir de ahí, si se transforma en organización revolucionaria, sí que hace temblar a oligarcas y demás parásitos. No quieren quemar tan rápido esa llegada de Podemos al gobierno, porque entonces se les acaban las trampas para contener la rabia de la clase obrera. Les dieron demasiado bombo por la tele e infravaloraron el descontento popular, llegaron a los 5 millones de votos y si ahora acaban tocando gobierno, en pocos años se puede montar una muy gorda en las calles. Eso es lo que temen, que las urnas dejen de frenar la rabia de tantas personas hartas y desesperadas. Por eso no temen a Podemos, temen lo que venga después del desencanto con estos farsantes.


jueves, 7 de abril de 2016

NUEVA CAMPAÑA MEDIÁTICA DE MANIPULACIÓN PARA FACILITAR MI CONDENA


Hoy ha aparecido en varios medios de todo el Estado, la noticia de que hace dos noches fui atrapado por la policía junto a un compañero tras darnos a la fuga por realizar unas pintadas contra el alcalde. El objetivo de esta campaña es añadir más cargos en el juicio que tengo pendiente por hacer una canción denunciando las políticas mafiosas e injustas de Àngel Ros junto a Ciniko, por la que se nos pide 1 año y 3 meses de prisión. Eso, con mi condena firme de 2 años de prisión de la Audiencia Nacional también por hacer canciones, podría suponerme el ingreso en prisión. La manipulación llega a ser tan repugnante, que se me acusa de hacer junto a un compañero unas pintadas contra el alcalde que ya estaban hechas por solidarios desde bastante antes.

La Guardia Urbana quiere colgarse la medallita, como si no tuvieran otras cosas más importantes que hacer, de haberme atrapado por pintar contra el alcalde. No pudieron encontrarme spray alguno y mis manos estaban limpias, pero basta su palabra para que los medios con su sensacionalismo cutre, difundan la farsa por todo el Estado como si, aunque fuera verdad, tuviera importancia. Todo lleva a pensar que lo han consultado previamente con el alcalde para darle bombo, pues esto sale dos días después en la prensa de todo el Estado cuando al día siguiente en la local sólo aparecía una pequeña noticia en la que ni se me mencionaba.

Para colmo, en la pintada del puente de la que hablan los medios y de la que nos acusa la policía, no ponía nada sobre el alcalde. Ya puestos, podrían acusarme de absolutamente todas las pintadas reivindicativas de la ciudad, aunque tengan caligrafías totalmente distintas, pues así han procedido con estas. En la denuncia que nos entregó la Urbana, no aparece lo que sale en los medios de manipulación. Estos también han aprovechado la ocasión para volver a verter basura sobre mi, volviendo a repetir que apoyo a Al Qaeda cuando he denunciado en mis canciones que USA creó esta organización. La policía no encontró spray alguno, pero ha inventado que lo tiramos a la canalización del río cuando corrimos en dirección contraria, por lo tanto es físicamente imposible. No saben ni mentir bien. Lo único cierto es que nos dimos a la fuga, harto del acoso que sufro por parte de la policía con seguimientos, registros cuando voy en el coche de algún colega, cacheos, etc. Basta que ande por la calle de noche para que me paren y me cacheen. Esa noche no estábamos dispuestos a aguantar su acoso y huimos, pero fue imposible rodeados por tantos coches policiales. Si pusieran el mismo empeño en detener a quienes dejan a familias en la calle o saquean millones de dinero público, igual saldría menos gente a hacer pintadas reivindicativas. El resto es un cuento que en cuanto la policía lo ha puesto en conocimiento del alcalde, lo han aireado por todos los medios del Estado como si se me hubiera atrapado tirando un cóctel molotov en su casa.

Están muy equivocados y son muy torpes si creen que me voy a echar para atrás con acosos y represión o que así van a silenciarme. Su represión sólo dará más fuerza a nuestro mensaje, ellos verán. 


lunes, 4 de abril de 2016

¿AMNISTÍA SOCIAL? ¡AMNISTÍA TOTAL!







No son pocos los que hablan como si antes de Alfon o de Andrés Bódalo no hubiera presos políticos en este Estado. No será porque Alfon no haya repetido varias veces que no es el primero ni será el último y que el resto también merecen la libertad, pero eso a los oportunistas les da igual, porque algunos hasta pueden ganar votos si con su repugnante solidaridad selectiva sólo piden la libertad para Alfon y olvidan al resto. La piden porque ha sido denunciado como un montaje policial, si Alfon hubiera reconocido que llevaba un pequeño explosivo, no la pedirían. A quienes reivindicamos la Amnistía total, no nos marca nuestra solidaridad si es inocente o culpable, pediremos igual su libertad. Como dice un dicho anarquista: “Si es inocente pediremos su libertad y si es culpable todavía más”. Porque quienes son culpables de luchar son quienes más la merecen por haber luchado arriesgando. A Alfon lo han utilizado muchos progres reformistas para ir de solidarios cuando en este Estado hay presos políticos antifascistas desde el 39, cuando los fascistas arrasaron con todas las libertades y derechos democráticos. Estos oportunistas, aún sabiéndolo, jamás han dicho nada cuando los torturaban, encarcelaban o incluso asesinaban; como siguen haciendo. Porque con esa solidaridad no se ganaba votos, en todo caso podías meterte en algún problema y claro, ellos son oportunistas, no revolucionarios.

Lo mismo sucede con Andrés Bódalo. Como dicen que es un montaje, piden su libertad. Si hubiera una grabación en la que apareciera pegándole dos buenas hostias a un político del P$OE, entonces no la pedirían o a lo sumo, dirían que la condena es desproporcionada. Quienes luchamos por la Amnistía total, pedimos su libertad y la seguiríamos pidiendo si apareciera un vídeo en el que se viera a Bódalo agredirlo. Porque ante la cruel y constante violencia del capitalismo que ha sustentado tanto el P$OE, es legítimo devolver los golpes. ¿Qué son dos hostias al lado de las millones de vidas que han arruinado o aniquilado las políticas del P$OE? ¿Acaso el P$OE condena la violencia de los cuerpos represivos o las guerras imperialistas? No sólo no las condena, las apoya. Por lo tanto si Bódalo se las hubiera dado, todavía merecería más la libertad por haber ejercido la necesaria autodefensa ante la violencia de las políticas de ese tipejo del P$OE. Para pedir su libertad no nos justificamos diciendo que es inocente dejando como si fueran despreciables a los “culpables”. Ese discurso que beneficia a los opresores se lo dejamos a IU y a Podemos, que siempre han condenado todo lo que se salga de la legalidad como buenos corderos del régimen.

Parte de estos oportunistas se han sacado de la manga lo de “Amnistía social”, que viene a ser pedir la libertad sólo de los presos políticos que estén presos por luchas no muy alejadas de la legalidad. Digo parte de esos oportunistas porque no dudo de las intenciones honradas de muchos que promueven la Amnistía social, pero desde luego el discurso beneficia a los oportunistas porque sigue negando la legitimidad de todos los métodos de lucha, como si quienes hayan empleado la lucha ilegal, merezcan pudrirse entre rejas. Hay buenas intenciones en muchos que por ignorancia o ingenuidad piden la Amnistía social y no la total, pero como decía Lenin: “El camino al infierno está plagado de buenas intenciones”. Por eso, ahora que el debate está encima de la mesa, hay que recordar que los métodos de lucha ilegales no sólo son legítimos, sino también necesarios, porque es evidente que con sus propias leyes no lograremos debilitarlos para un día poder derrotarlos. Que la lucha legal también es necesaria, pero tiene sus límites. El Marxismo-Leninismo siempre ha defendido la combinación de la lucha legal con la ilegal. Posicionarse contra la lucha ilegal y negarse a la solidaridad con quienes la han practicado, no sólo es dar la razón a los opresores, sino olvidar a quienes han luchado por derechos y libertades democráticas que nos beneficiarían. Por eso no es un asunto sin importancia, luchar por la Amnistía total es luchar por nuestros derechos y libertades, no debe verse como algo ajeno a nuestra realidad.

Uno puede tener diferencias con algunos presos políticos, como yo las tengo con los anarquistas o con los presos independentistas, pero no por eso dejo de respetarlos como revolucionarios y siempre pediré su libertad porque han luchado contra un Estado terrorista, contra un sistema genocida y por derechos democráticos. La Amnistía total exige la libertad de todos ellos, de la primera al último. Pero Podemos está más ocupado solidarizándose con el golpista-fascista venezolano Leopoldo López a sueldo de los Estados Unidos, que denunciando que en el Estado español se extermina a presas políticas como Isabel Aparicio negándoles la asistencia médica. A IU tampoco le importó que ilegalizaran al PCE (r) torturando y encarcelando a muchos de sus militantes. ¿Ahora pretenden vender que son solidarios por pedir sólo la libertad de Alfon y de Bódalo? Precisamente Alfon y Bódalo no hubieran sido encarcelados con tanta facilidad si en este Estado no se hubiera olvidado tanto a los presos políticos. La burguesía no deja de lado a sus presos, por eso se solidarizan tanto con Leopoldo López, sin embargo aquí se ha olvidado y se olvida demasiado a quienes han luchado por la clase trabajadora siendo encerrados por ello. Por eso, entre otras cosas, nos ganan: porque ellos no abandonan a los suyos y legitiman todos los métodos para aplastarnos. La Amnistía social es solidaridad selectiva y es como decir que quienes hayan practicado la lucha ilegal, que se jodan olvidados en prisión. La Amnistía total aborda la raíz del problema y por eso es una reivindicación temida por los opresores. La Amnistía total también pide la libertad de quienes han luchado con lucha ilegal, para que precisamente no vayan más personas como Alfon o Bódalo a prisión. 


domingo, 28 de febrero de 2016

El cáncer del postureo "comunista"



Si hay un cáncer que corroe una gran parte del conocido como “movimiento comunista”, es la obsesión por el folklore que suele llevar a la banalización de quienes se dice respetar. Así, como con la imagen del Che, Stalin también ha pasado a ser más un postureo guay, que alguien de quien tomar un mínimo ejemplo práctico. Desde luego, si a alguien beneficia todo esto, es al capitalismo. Con el Che han invertido mucho en intentar reducirlo a una marca y les ha dado sus frutos, con Lenin y Stalin no les está haciendo falta, ya se encargan las nuevas generaciones de reducirlos, con honradas excepciones, a memes y fotos de perfil. Sobra decir, pero lo aclaro ante previsibles malinterpretaciones, que no tengo nada en contra de ponerse una foto de Lenin o Stalin, faltaría más, pero sí contra quienes reducen el comunismo a ese fetichismo sin una práctica revolucionaria, pues Lenin y Stalin eran los primeros en combatir eso. Además, suele pasar que quienes son más dados al folklore, son quienes menos luchan.

Internet ha propiciado todo ese circo, reduciendo el comunismo a algo parecido a una colección de cromos de Pokemon, despojándolo de toda seriedad. Basta echar un ojo a twitter, parece que está lleno de rojos y que pronto se organizará algo cercano a una revolución. Nada más lejos de la realidad, es un mundo paralelo. Los hay que están todo el día con la bromita, memes y más memes absurdos con tal de no mover el culo para ayudar a parar un desahucio o hacer agitación y propaganda en las calles para elevar el nivel de conciencia de las masas y así poder organizar la revolución en el futuro, que cabe recordar: no entrará por la ventana. Aunque si les entrara por la ventana huirían porque supondría riesgo y trabajo. Casi todos, en mayor o menor medida, hemos errado al banalizar algo tan serio alguna vez, cosa comprensible cuando se es un quinceañero. Pero cuando algunos ya están creciditos, el despropósito adquiere otra dimensión. Algo por lo que tantas y tantos han dado la vida o la siguen dando, algo por lo que revolucionarios están condenados a cadena perpetua, no es para estar con la bromita todo el día. El problema es que para involucrarse hay que tener conciencia, cosa difícil cuando la máxima preocupación de algunos es poder salir de fiesta. Y no hablo de quienes admiran a Paquirrin, sino de muchos que utilizan folklore comunista constantemente.

Lo más triste de todo, es que encima se creen muy distintos a quienes ven “hombres, mujeres y viceversa” y los insultan con aires de superioridad, en plan: “tú eres un borrego y yo no”. Quien no lucha por ignorancia, tiene excusa y ya bastante tiene con su ignorancia, en todo caso habrá que luchar para que tomen conciencia, pero quien conoce y no actúa, tiene muchísima más culpa que el ignorante. Es muy fácil presumir de conciencia demostrando todo lo contrario actuando como un ignorante más. Como también es mucho más fácil creerse distinto por ponerse fotos de revolucionarios o usar sus nombres para el nick de facebook, que ir a asambleas a radicalizar las luchas u otras tareas revolucionarias. Lo reducen a postureo como la adolescente que forra su carpeta con fotos de Enrique Iglesias, aunque seguro que esta haría más por Enrique que tantos posers de internet por las ideas que defendieron Lenin, Stalin, etc. Los bolcheviques asistían a asambleas y se jugaban cárcel por darles a los zaristas donde les dolía, no se creían super guays desde la comodidad y la desorganización absoluta poniéndose fotos de Marx sin mover un dedo por la revolución que supuestamente quieren los posers. Para ellos, que tanto se llenan la boca, esto no llega ni a hobby, porque hasta a un hobby se le dedica muchas más horas de las que dedican a la lucha. Los memes de Lenin no evitarán desahucios, pero sus ideas comunistas puestas en práctica, sí.

Para colmo, quienes reducen el comunismo al folklore, suelen faltar al respeto a quienes sí actúan como revolucionarios ejemplares. Será porque no soportan que con su ejemplo les recuerden que eso defendió e hizo Lenin y no la cibermilitancia. Es una verdadera lástima que con las condiciones objetivas que se dan, con millones de personas pasando hambre, desahuciadas o sin trabajo, no se estén aprovechando todo lo que se podrían para crear las subjetivas que nos permitan avanzar mucho más rápido hacia la revolución. ¿Pero realmente quieren la revolución o sólo hacerse los guays por internet? La respuesta la demuestran con sus hechos. Algunos madurarán y se pondrán manos a la obra, otros se pasarán la vida echando pestes de los verdaderos revolucionarios con una foto de Lenin de perfil o creyéndose muy distintos al que tiene una de Ronaldo, cuando en las calles hacen el mismo trabajo revolucionario: ninguno. Ya decía Lenin que “Si uno no está dispuesto a arrastrarse por el barro, no es revolucionario, sino charlatán” y José Martí que “si no luchas, ten al menos la decencia de respetar a quienes sí lo hacen”.





sábado, 27 de febrero de 2016

LOS AYUNTAMIENTOS DEL TIMO



Escribo esto justo al terminar de leer la noticia de que el ayuntamiento podemita de Cádiz, entregará un premio a la oposición fascista en Venezuela a sueldo de USA. No sorprende lo más mínimo viniendo de quienes defienden a la OTAN y de quienes apoyaron la venta de barcos de guerra a Arabia Saudí con los que masacrar al pueblo de Yemen. Parece que pocos nos escandalizamos ante estas noticias, como si la OTAN invadiera países con caramelos y no a bombazos si es defendida por Podemos. Que Podemos esté al servicio del imperialismo mientras la OTAN ha realizado en suelo español algunas de sus maniobras militares más importantes en los últimos años, no es cosa menor. Que se hagan mirar algunos la tolerancia que tienen con estos títeres del imperialismo cuando hace dos días le decían de todo al P$OE por hacer lo mismo.

Sólo es una fechoría más de los que tuvieron la falta de vergüenza de autodenominarse “ayuntamientos del cambio”. A estas alturas sólo los más ingenuos o mentirosos dudan que esto sea una segunda transición, otra maniobra del régimen para que como ya muerto Franco, haya cambios para que en el fondo todo siga igual y los privilegios de la oligarquía financiera sigan intactos a base de terror y manipulación. En esta segunda transición Podemos juega el papel que jugaron el PCE y el P$OE en la primera: denunciar a los revolucionarios, legitimar la represión, decir que hay democracia, frenar la lucha en las calles, perpetuar la impunidad de los opresores, etc. Pero tras tantos años de desgaste del régimen, por unas condiciones objetivas más desfaborables de crisis capitalista y por el legado de los revolucionarios que llevan resistiendo desde la transición; no van a tener tanto recorrido como los farsantes del P$OE y ya se están quemando en sus ayuntamientos en cosa de pocos meses.

Basta ver, a modo de resumen, como el ayuntamiento de Manuela Carmena ha sido felicitado públicamente por Bankia por oponerse tajantemente a las ocupaciones de bancos para exigir el derecho a la vivienda que tanto prometió. Todo esto mientras cuatro afectados del ere de Bankia fueron empujados al suicidio en poco más de una semana y mientras este banco no deja de desahuciar familias, también en Madrid. Pero el ayuntamiento de Carmena volvía a demostrar de que lado está. Bastaría esta barbaridad para tener claras las cosas, pero no acaban ahí sus servicios a estos criminales, aunque a algunos no les basten ni todos juntos. Así, gracias a legitimar la represión, fueron sacados a porrazos quienes ocupaban un banco llegando a tener que ser ingresada una mujer en silla de ruedas que también recibió. Ver a Bankia agradecer la faena al ayuntamiento de Madrid, era digno de hacer un escrache inmediato en casa de Carmena, que sigue ejerciendo de jueza represora como cuando fue cómplice de torturas a presos políticos antifascistas del PCE (r) y de los GRAPO. Tan pocos escrúpulos tiene, que se atrevió a presumir de que “Madrid es una ciudad libre de desahucios” cuando cada semana hay varios desahucios que sepan las asambleas por la vivienda, porque otras tantas familias no se acercan a ponerlos en conocimiento. Aunque sólo hubiera un desahucio en Madrid se la podría atacar porque una de sus promesas electorales por las que fue tan votada, fue terminar con todos. Pero son muchísimos y para colmo, con porrazos de por medio y con el ayuntamiento atacando las legítimas ocupaciones de bancos y viviendas vacías.

La plataforma por la unión de las luchas obreras, Unificando las Luchas, también ha denunciado la publicidad y los pactos de Carmena con multinacionales que no respetan los derechos de los trabajadores. Qué decir también de los GPS que el ayuntamiento ha instalado a los barrenderos, como si la culpa de la suciedad fuera suya y no de los pocos trabajadores destinados a la limpieza. En vez de contratar a más para disminuir el paro o mejorar sus condiciones, los controla como si fueran vagos. Una vez más, criminalizando a los trabajadores en vez de apuntar hacia los explotadores. Pero si con algo se ha coronado aún más, ha sido con la denuncia a los titiriteros. Sumada a la campaña de criminalización contra estos de la líder de Podemos Carolina Bescansa en La Sexta Noche. No sólo no se solidarizan con quienes sufrimos la represión, sino que encima criminalizan. Más tarde, por tantas personas increpándolos, dijeron que la cárcel era excesiva, pero ahí estaban la denuncia suya y sus ataques. El ridículo espantoso que hacen intentando agradar a la derecha, cuando los van a criticar igual hagan lo que hagan, es intolerable. Evidentemente, cuando asumes gran parte del discurso del enemigo, no tienes ni la c de cambio.

También su colega Ada Colau ha demostrado que de criminalizar a los trabajadores, sabe un rato. Lo que ha hecho ante la huelga de metro, lo llegan a hacer el PP$OE y la que se montaba…Pero claro, si lo hace una progre, la víctima es ella y no los trabajadores. Porque encima ha tenido la cara de escribir un comunicado lleno de falsedades haciéndose la víctima, cuando la que cobra un sueldazo es ella y los directivos de TMB, no los trabajadores que están en huelga. Los trabajadores denuncian que para criminalizarlos ha hecho públicos sus supuestos sueldos, con datos falsos. Pero aunque fueran ciertos, son limosna comparado a lo que ella cobra o lo que cobran los directivos. Colau ha empleado los mismos métodos que la burguesía para intentar desacreditar a los huelguistas y poner a la gente en su contra. Los trabajadores han dejado claro que sobre todo luchan contra los contratos precarios, más que por aumentos salariales, cosa que Ada ha ocultado. Ha dejado a los huelguistas como si hicieran la huelga por capricho, sin mencionar que pierden dinero, mientras se mostraba servil con la monarquía y con los millonarios del Mobile World Congress. Es en situaciones como estas en las que todo el humo vendido queda en nada y se demuestra que con los hechos se posicionan al lado de los explotadores. En Barcelona también han seguido los desahucios, los pactos con multinacionales que no respetan los derechos de los trabajadores y los abusos de la Guardia Urbana con ataques racistas contra los inmigrantes que tratan de ganarse el pan como pueden vendiendo discos o haciendo arte en la calle. Tanto es así, que hasta un inmigrante que apoyó a Ada Colau, se ha puesto en huelga de hambre frente al ayuntamiento para que le retiren una acusación en la que le piden cárcel y una elevada multa por haber sufrido una agresión racista por parte de varios policías. Colau ha demostrado con hechos que se aprovechó de la PAH para hacer carrera política y apoltronarse, de lo contrario no actuaría así, pero se aprovecha de su pasado para justificar las traiciones del presente y no perder la confianza de muchos que la apoyan ciegamente. Ella lo sabe y lo exprime, de ahí su comunicado yendo de víctima.

Pero lo más sangrante de todo esto, más que las falsas promesas electorales que los ponen a la altura de un partido más, son las justificaciones absurdas de muchos de sus votantes que recuerdan más a fanáticos de una religión o a votantes del PP$OE, que a personas que pelean por un verdadero cambio. Si desahucian con el PP, son criminales, sin desahucian con Carmena o Colau, “no podían hacer otra cosa”. Pues sí que pueden hacer más, por lo pronto no mentir, pero por las cosas que no podían, no haber prometido jugando con las ilusiones de personas desesperadas. Ni Colau ni Carmena eran unas novatas ingenuas, sabían bien dónde se metían y que no podrían cumplir todo lo que prometían. ¿Entonces para qué se llaman Podemos? Pues para engañar a la gente como un partido más del sistema, así ganan votos. Lo único que ha cambiado es que antes todos sus votantes criticaban lo que hacen los “ayuntamientos del cambio” y que ahora no sólo lo asumen, sino que lo apoyan. Pero unos pocos ya se están dando cuenta de que esto tiene mucho más de timo que de cambio y de quienes lo vemos depende que sean más. Hemos de denunciarlos alto y claro, pues cuantas más personas tengan fe ciega en estas timadoras profesionales, menos lucha habrá en las calles y más se retrasará el verdadero cambio.


jueves, 4 de febrero de 2016

"Todos los políticos son iguales"



Cuántas veces hemos escuchado la frase de que “todos los políticos son iguales”, y aunque no sea cierta, es comprensible. Se entiende porque quien sólo conoce a los políticos del régimen, desde Podemos al PP pasando por IU, está acostumbrado a sus constantes mentiras y promesas incumplidas. Ya se ha encargado el Estado de ocultar a quienes han demostrado con hechos que no se corrompen ni dejan de defender los intereses de la clase trabajadora aunque les cueste años de prisión y en muchas ocasiones, la vida. Hablo por ejemplo de los y las militantes del PCE (r), ilegalizados por defender la única solución posible que pasa por una revolución por la fuerza para arrebatar los privilegios a los parásitos que nos oprimen e invertir la riqueza que nosotros creamos, en nosotros y no en sus incontables lujos manchados de sangre.

Así, muchos viendo que todos los políticos que conocen son iguales, acaban votando a quienes creen menos malos, como si ante dos platos con heces, tuvieran que comer uno de los dos. Pues oiga, nosotros no queremos ni merecemos heces y es más, queremos romper los platos porque nos molestan. ¿Cuántos de los que votan lo hacen plenamente convencidos? La inmensa mayoría de los que conozco, lo hacen votando “al menos malo” no muy convencidos de que realmente vaya a servir para mejorar notablemente sus vidas, como si hubiera un capitalismo medio bueno. Luego resulta, como está sucediendo en Grecia, que “lo menos malo” que decían o que incluso pintaban como la solución (Syriza), acaba siendo igual o peor que lo anterior o en el mejor de los casos, ni de lejos una solución para que todos podamos llevar la vida digna que nos corresponde.

El enemigo ha intentado silenciar por todos los medios a quienes sí ofrecen un programa que nos llevaría a una vida digna y sobre todo, que tienen un plan trazado para conquistarlo, sin hacer castillos en el aire. Baste el ejemplo de su secretario general, el camarada Arenas, al que las televisiones no sacaron ni para llamarlo terrorista cuando lo condenaron a 17 años de prisión hace poco por una ETT que los GRAPO volaron hace 20 años denunciando su brutal explotación. Sólo hubo daños materiales y Arenas, que no ha practicado la lucha armada pero que ha defendido su necesidad, se encontraba a más de 1.000  km cuando estalló la ETT, pero no necesitaron pruebas de su participación para condenarle a una cadena perpetua encubierta dada su edad y su frágil estado de salud. No lo sacaron por televisión por varios motivos: primero porque no les interesa que se conozca quien es, segundo porque casi todo el mundo pensaría que 17 años por unas paredes destrozadas es una barbaridad, aunque lo hubiera hecho él, que quedó demostrado que no es el caso. Tercero porque tal como están las cosas, no son pocos los que verían bien la acción. No pueden permitir que se conozca al PCE (r), porque eso implicaría conocer la solución a esta barbarie, que pasa por la organización consecuente y decidida en la lucha por el Socialismo. Porque entonces muchas personas se darían cuenta de que no todos son iguales, de que algunos no vendieron nuestros intereses a cambio de un elevado sueldo del Estado o de subvenciones, de que algunos ni en una celda renuncian a decir alto y claro que todas las formas de lucha son legítimas ante un Estado que no duda en usar la violencia para mantener las injusticias que los hacen ricos y que lleva la violencia a todos los planos, porque también es violencia que millones de familias no puedan comer lo que necesitan o que sean desahuciadas.

De nosotros depende mostrar a la clase trabajadora que no todos son iguales y que hay presos que lo han dado todo por sus derechos y libertades. Para que el “todos son iguales” pase a ser un “hay quienes sí han demostrado que nos representan”. 




domingo, 17 de enero de 2016

SI NOS FUSILARAN



Si nos fusilaran todo el mundo diría que hay fascismo, como si esa fuera la única forma con la que asesinan. Pero como explicó el comunista Dimitrov: el fascismo moderno necesita ciertas reformas para poder seguir con su dominación colándola más fácilmente y  puede permitirse el parlamentarismo, siempre y cuando los partidos que lo pongan en verdaderos apuros y supongan un serio peligro para su opresión, sean ilegales. A la comunista Isabel Aparicio no necesitaron fusilarla para exterminarla hace año y medio en una prisión del Estado español. Les bastó con la desatención médica para eliminarla físicamente, pues sus ideas jamás podrán aniquilarlas. A la también comunista Arantza Díaz la ha salvado la solidaridad de tener el mismo fin, pues aún con cáncer, la tenían en pésimas condiciones y arrastrará siempre las consecuencias. La izquierda del régimen ocultó el exterminio de Isabel y pocos nos escandalizamos. Sin embargo, si la hubieran fusilado, hubiera dado la vuelta al mundo y hasta los progres dirían que “eso es pasarse”. Como si no fuera más cruel matar a una persona lentamente con la tortura de la desatención médica sumada a las duras condiciones carcelarias. Pero parece que si no te fusilan, todo está permitido y que vivimos en un Estado mínimamente democrático. Qué casualidad que quienes suelen repetirlo, son quienes jamás sufren, ni sufrirán, ni se juegan represión, más allá de una multa a lo sumo, porque su “lucha” de la que tanto presumen, igual no es tan lucha. O tal vez sí la sufran aunque la vean lejos y no empaticen con quienes la sufrimos, porque la represión se ha generalizado tanto, que hasta por protestas pacíficas están pidiendo penas de cárcel. Pero desde luego los "comunistas" de salón que tantas lecciones dan desde la absoluta comodidad repitiendo con pedantería que no hay fascismo, es difícil que la sufran cuando apenas salen del ordenador o de la biblioteca.

¿Acaso no es más cruel que fusilar, empujar a una persona a la peor desesperación quitándole hasta la vivienda y el trabajo, empujándola al suicidio? A diario aniquilan así a muchísimas personas o las condenan a ser muertas vivientes sumidas en profundas depresiones con las que para colmo, las farmacéuticas hacen negocio enganchándolas a los antidepresivos. Si las fusilaran todo el mundo diría que hay fascismo, si las asesinan de forma más sutil, se atreven a decirnos que vivimos en otro mundo cuando decimos que hay fascismo. Si vivieran un solo día, uno solo, en las condiciones de las presas que han sido torturadas y condenadas a 11 años de prisión por su militancia comunista en el PCE (r), gritarían que hay fascismo. ¿Quiénes viven un mundo a parte?

Los brutales recortes en sanidad también han asesinado a muchísimas personas, de una forma cruel y despiadada alargando la agonía, aunque la mayoría de protestas contra estos parezcan fiestas, porque el fascismo moderno ha aprendido a matar y que encima la respuesta sean bailes, risitas y cánticos ridículos. No escatiman en circo para que así sea, el fascismo ahora se pinta de colorines. El fascismo moderno asesina con una sonrisa en televisión, se maquilla para que sus crímenes parezcan menos grises que los de la época de Franco, pero si nos ceñimos a las cifras, ya en lo que algunos llaman “democracia burguesa”, asesinaron más que en los últimos años de Franco (a tiros) y ahora sus políticas criminales suman muchos más asesinados de múltiples formas como las citadas antes.

Respecto a los asesinatos de revolucionarios, ¿para qué necesitan fusilar ahora si apenas hay resistencia? Por eso ya muerto Franco, a finales de los 70 y en los 80, como había mucha más, volvieron los tiros contra revolucionarios. Demasiados olvidan cómo el P$OE armó a mercenarios para asesinar a tiros a antifascistas. Son crueles, pero no imbéciles, dispararnos ahora les supondrían escándalos que pueden evitarse cuando apenas hay revolucionarios y el terror les sirve para dominar y que haya menos, pues el miedo de  la mayoría a involucrarse en la lucha, es tremendo. Comprensible cuando hasta delante de las cámaras abren cabezas a porrazos y disparan balas de goma que dejan a personas ciegas o cuando condenan a prisión por opinar. Ya volverán a dispararnos, qué duda cabe, cuando la resistencia sea fuerte.

Mientras, les basta el lento exterminio de las largas condenas a prisión contra las revolucionarias y aniquilar con total impunidad a la clase obrera negando a millones de personas las comidas necesarias, techo, sanidad digna, trabajo, etc. O cuando asesinan a trabajadores por falta de seguridad al realizar su trabajo, ocultándolo los medios de manipulación que pintan el fascismo moderno de colores y que contribuyen a ese falso espejismo de pluralidad, cuando todos sirven al mismo régimen criminal. Si hacen eso y apenas hay respuesta, ¿para qué van a fusilarnos? Si matando así no lo llaman fascismo y disparando sí dirían que hay fascismo. 


miércoles, 13 de enero de 2016

Sobre la independencia y el pacto de CUP con Junts pel sí



Ante una cuestión así, lo fácil es caer en simplismos. Reconozco que hace tiempo me dejé llevar por estos y tuve una posición distinta a la que ahora defiendo, pero ante los argumentos no tuve otra que asumir mi error. Si este texto sirve para que alguien al menos se replantee su posicionamiento, bienvenido sea. Sirva también para aclarar varias cosas para que no den lugar a confusiones.

En un artículo escrito antes de las elecciones catalanas, cuyo título era “¿Por qué nos interesa la independencia?” y que puede encontrarse en este blog, ya argumenté los motivos por los que la apoyamos muchos comunistas y revolucionarias, así que no voy a extenderme mucho al respecto. Pero en resumen creemos que nos conviene para debilitar al Estado español, porque como su misma burguesía reconoce, quedarían muy tocados. Agudizar la crisis del Estado español favorece a la causa revolucionaria y por lo tanto a la clase trabajadora, de donde partimos los comunistas al analizar cualquier situación. A la vez, en caso de conquistar la independencia, a la burguesía independentista se le acaba el cuento de echar la culpa de todos los males a “España” y cuando la clase trabajadora que los ha votado vea que no viven en el paraíso que les prometieron, dejarán de ser los salvadores de la patria. Además de ser una burguesía mucho más débil que la española, por lo que vencerla no sería tan complicado. Si a ello le sumamos que este proceso desnuda aún más el carácter totalmente antidemocrático del Estado español y que tensa más las cosas, las ventajas pesan más que los contras. 
Yendo al centro de la polémica de estos últimos días, yo era de los que defendía el no a Mas. No porque crea que otros candidatos de Junts pel sí puedan ser mucho mejores, sino porque Mas restaba apoyos al proceso por toda la carga de las políticas que aplicó, como es lógico. El sí a la independencia no ganó precisamente muy sobrado como para permitirnos el lujo de perder apoyos y CUP ganó muchos votos por, entre otras cosas, prometer el no a Mas. De perder esos votos, tal vez ganaría el no a la independencia y entonces no habría legitimidad ni fuerza para declararla. Por eso Baños no actuó de forma coherente cuando dimitió por haber ganado el no a Mas cuando fue el primero que en campaña electoral prometió a quien dudara entre votarlos o no por el tema Mas, que estuvieran seguros de que no lo harían presidente. Muchos, entre ellos varios camaradas, argumentaban que había que hacer presidente a Mas para evitar unas elecciones que podrían quitar fuerza por el hastío. Discrepé, pues de haberse deshinchado el proceso por decir no a Mas, implicaría que no tiene la suficiente fuerza y a la vez sería como dar la razón, de forma involuntaria, a los españolistas que lo reducían a Mas. Creo que ese cortoplacismo no hubiera beneficiado para nada al proceso.

Al final por decir no a Mas no hubo otras elecciones, aunque creo que podría haberse arrancado algo más beneficioso para el proceso. Como por ejemplo un presidente de ERC, que no generan el rechazo de los de Convergència por motivos obvios aunque ERC sea otro partido del sistema. No era un imposible cuando ERC ha tenido mejores resultados que “Democràcia i llibertat” en las elecciones generales. Puigdemont, como han reconocido hasta los tertulianos más reaccionarios, no genera el mismo rechazo que Mas, pero evidentemente ha defendido y defiende políticas criminales. Por eso creo que el error de CUP ha sido centrar demasiado la crítica en Mas y no en todo su partido, pues de haberse centrado más en el partido en general, tal vez por la presión se hubiera puesto un presidente que no sea de su partido. A la vista está que así se hubieran ganado más apoyos, pero aunque Puigdemont sea de la misma calaña que Artur, guste o no, genera menos rechazo. Respecto al plan de choque también soy de los que, aún asumiendo con asco que la burguesía es necesaria ahora mismo para tirar el proceso hacia adelante, creo que deberían haberse arrancado mejoras sociales más inmediatas y mayores. Creo que CUP podría haber centrado bastante más su discurso en la necesidad urgente de esas concesiones, cosa que también le hubiera hecho ganar más apoyo popular. No soy el único que apoyando la independencia, cree que estos últimos meses CUP debería haber dado más caña en el tema social. Considero que estas críticas constructivas, que también las leo a militantes de la izquierda independentista, son imprescindibles para avanzar. Pero que considere mejorable la actuación de CUP, y no precisamente por pactar con la burguesía, no implica que deje de dar el apoyo que les di votando y haciendo campaña por estas en las elecciones. Por el momento creo que no han hecho nada que merezca retirarles el apoyo y a continuación comento el absurdo que me parece que haya quien se sienta decepcionado por su pacto con Junts pel sí.

¿Acaso CUP prometió que no pactaría con Junts pel sí? CUP no tiene fuerza suficiente para declarar la independencia sola, por lo tanto el pacto se hacía inevitable. Quienes se hacen llamar comunistas y se posicionan contra “el pacto con la burguesía” deberían repasar la historia para ver incontables pactos temporales de comunistas con la burguesía, y con ello no estoy diciendo que CUP sean comunistas, sino que hasta los comunistas han pactado. Si los bolcheviques o los comunistas chinos hubieran caído en estos simplismos, jamás hubieran podido organizar la revolución. ¿Acaso pactar temporalmente con la burguesía implica dejar de combatirla y denunciarla? Si de algo no se nos puede acusar a los comunistas que apoyamos el proceso, es de no combatirla. Es una vulgar manipulación decir que CUP se ha vendido a Convergència como si ahora fueran a apoyar todas sus políticas. Lo más irrisorio es que estas críticas vengan de partidos que han pactado con el P$OE como IU o que quieren pactar como Podemos, y no precisamente para debilitar al Estado español. Ahora se creen muy de izquierdas por atacar a CUP, cuando IU defendió la Constitución y tragó con la monarquía, mientras que CUP habla de ruptura y desobediencia. Que habrá que llevarla más a los hechos, es cierto, pero poco tienen que ver los discursos de la izquierda domesticada española y los de la izquierda independentista. Que vengan a dar lecciones quienes están insertados en el régimen y quienes respetan su legalidad nacida del golpe fascista, es intolerable. Hasta la burguesía catalana está desobedeciendo más al Estado español que algunos llamados partidos “comunistas”. Eso es lo que no pueden soportar, que se hable de saltarse la legalidad, porque la cumplen a rajatabla como el sin vergüenza de Cayo Lara que decía que se podía llegar al socialismo con la Constitución española.

Que mientras el Estado español envía más antidisturbios a Catalunya, su ejército amenaza con actuar y la oligarquía fascista se lleva las manos a la cabeza, haya quienes se posicionen con la legalidad española y no apoyen aunque sea de forma estratégica este proceso, tiene tela. Para organizar la revolución hay que debilitar al Estado y no demuestran tener mucha estrategia quienes se oponen a este desafío, como si fuéramos sobrados de situaciones así…Hablan como si el principal enemigo fuera la burguesía catalana y no la española, la de la nación opresora y mucho más poderosa. Por supuesto que ambas son enemigas de la clase trabajadora, pero si ahora mismo la más poderosa puede resultar debilitada e intenta imponernos su legalidad fascista cuando hemos decidido independizarnos, es evidente que porque estén Puigdemont y demás tipejos apoyando la independencia, no se puede dejar de apoyar. Porque hemos decidido independizarnos mucha clase trabajadora, basta de que la izquierda españolista hable como si sólo quisiera la burguesía.

Seguramente Junts pel sí, o una gran parte de estos, se acobarden a la hora de declarar la independencia o probablemente bastante antes, a la mínima que el Estado español les haga peligrar la poltrona, pero entonces quedarán retratados ante muchos que los consideran héroes y se radicalizarán las cosas, porque repito, el proceso no son cuatro políticos de turno, sino una gran parte del pueblo que no dejará de reivindicar este derecho democrático por más que se hagan diarrea algunos. Quienes pretenden reducir estas ansias de independencia a cuatro burgueses resentidos con la burguesía española, se equivocan mucho. Los comunistas, como siempre han demostrado los mayores ejemplos, debemos defender el derecho a la autodeterminación con hechos y no sólo de palabra, poniéndonos en primera línea de combate si es preciso, demostrando que somos nosotros y no la burguesía quien de verdad defiende este derecho democrático y tantos más que no defiende Junts pel sí.

La declaración unilateral de independencia, como ha recordado CUP hace unos días, es la única posibilidad bajo este contexto, pues el Estado español como recuerda la Constitución que tanto ha defendido la izquierda del régimen, está para prohibir un referendum vinculante. Por eso Podemos miente prometiendo que con ellos en el gobierno habrá referendum. La burguesía española no para de repetir lo mucho que les perjudica esta situación, pero algunos “comunistas” siguen sin verlo y como viviendo en otro mundo se atreven a decir que esto fortalece a la burguesía española. Un comunista debe tener estrategia, por eso esas posiciones no son justificables. Sin embargo es mucho más comprensible que parte de la clase trabajadora catalana no entienda este pacto, pues si no tiene un sentimiento nacional, desprecia las políticas sociales de Junts pel sí y no medita estrategias para debilitar al Estado opresor, sumado ello a la manipulación mediática, es difícil que lo pueda apoyar. Ahí entra nuestra labor y la de recordar a la clase trabajadora que cree que Junts pel sí los llevará a una vida mucho mejor, que no será así. Como también no escatimar esfuerzos en denunciarlos si al final se pliegan a las exigencias del Estado español incumpliendo lo prometido. ¿Eso es fortalecer a la burguesía catalana y dejar de combatirla como pintan algunos?

No se podían pedir imposibles a la CUP, pues Junts pel sí son necesarios para continuar esto y en el camino irán cayendo caretas, cosa que siempre viene bien, de lo contrario quedarían como eternos mártires para quienes creen que Puigdemont es algo parecido a un mesías. Ahora hay dos posiciones: la de acentuar las contradicciones y agudizar la crisis del Estado español, que pasa por apoyar la legítima independencia; o la de negar la legitimidad de declarar la independencia, posicionándose así con la legalidad española y evitando un duro golpe económico y moral a la oligarquía fascista. Más allá de la estrategia, la mayoría del pueblo ha hablado y quiere independencia, negarla sería faltar a nuestros principios comunistas. En todo caso nosotros hemos de hablar de qué tipo de independencia nos interesa a la clase trabajadora y cual es nuestra verdadera independencia. Pero eso lo haremos luchando por esta, no posicionándonos con la “izquierda” constitucionalista que en 40 años no ha sido capaz de desobedecer al Estado y que han pactado y quieren pactar con los creadores de los GAL para entre otras cosas, evitar que su Estado que no rompió con el fascismo, se rompa.